George Steiner afirmaba en Lecciones de los maestros (2011), que para la cultura occidental enseñar y aprender equivale a construir una comunidad sobre la base de la comunicación. Desde esta perspectiva, se podría decir que el presente número de Análisis, Revista Colombiana de Humanidades,es el resultado de una serie de actos de enseñanza y aprendizaje que esperamos contribuya a la consolidación de una comunidad interesada por comprender e investigar las formas como se ha venido habitando el ciberespacio. Ahora bien, en no pocas ocasiones se espera que una comunidad se proyecte al mundo con una sola voz en muestra de coordinación y compromiso con una causa determinada. Sin embargo, este no es el caso. Por el contrario, este número evidencia los rasgos que caracterizan a las comunidades académicas del siglo XXI. Es producto de una red compuesta por grupos e individuos que aportan un alto grado de diversidad a nivel de nacionalidades, localización geográfica, experiencias profesionales, enfoques teóricos y metodológicos, y que así mismo están abiertos al intercambio de ideas y a trabajar para la consecución de objetivos comunes.