Los científicos sociales han intentado fortalecer el estatuto epistemológico de las ciencias sociales y humanas; el camino aún es tortuoso y a regañadientes algunos de los que se creen científicos de verdad consideran válido (el sentido riguroso del término) lo que se hace desde las investigaciones sociales y humanas. El error consiste en querer parangonar de forma estricta el método científico y las metodologías de investigación teniendo como  referente el paradigma empírico-análitico. Éste funciona, de manera más adecuada, para la ciencias naturales.