Publicado
2024-03-27

El montaje cinematográfico y la memoria

DOI: https://doi.org/10.15332/2422409X.9549
Diego Mauricio Rodríguez Arévalo

Resumen (es)

El método desarrollado por Serguei Eisenstein, a través del cual logra encadenar y dar sentido a una serie de planos cinematográficos, pone de manifiesto la importancia del montaje, en tanto que permite revelar sensaciones y afectaciones, es decir, un pathos que hace referencia a intereses vitales, miedos, deseos y nostalgias de diferentes lugares y épocas que irrumpen de manera fulgurante en forma de imagen. En términos de la memoria, existe de manera similar un montaje de imágenes, por medio de las cuales se representa el pasado. Por tanto, el presente artículo desarrolla algunas reflexiones acerca de la película El acorazado Potemkin, y a su vez plantea la posibilidad de trasladar una serie de características del montaje Eisensteniano a los procesos de la memoria.

Palabras clave (es): memoria, montaje, cine, imagen

Referencias

Barthes, R. (2021). Lo obvio y lo obtuso. Imágenes, gestos, voces. Barcelona: Piidos.

Beltrán, G. (2015). Doris Salcedo: creadora de memoria. Bogotá: Universidad Central.

Cocteau, J. (2014). Opio. Diario de una desintoxicación. Cavernas

Deleuze, G y Guattari, F. (2002). Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Valencia: Pre-textos.

Didi-Huberman, G. (2017). Pueblos en lágrimas, pueblos en armas. Cantabria: Shangrila.

García Márquez, G. (1997). El otoño del patriarca. Bogotá: editorial Norma.

Marx, K. y Engels, F. (2003). Manifiesto comunista. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

Warburg, A. (2010). Atlas mnemosyne. Madrid: Akal

Dimensions

PlumX

Visitas

74

Descargas

Los datos de descarga aún no están disponibles.

Cómo citar

Rodríguez Arévalo, D. M. . (2024). El montaje cinematográfico y la memoria. Hallazgos, 21(41), 107-121. https://doi.org/10.15332/2422409X.9549