##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Bianca Suárez

Resumen

Nicolas Bourriaud propone una discusión en torno a la legibilidad de ciertas expresiones artísticas, en las que la ausencia de un discurso teórico permite descodificar las prácticas sociales que configuran al arte contemporáneo. A estas expresiones interactivas sociales las presenta como formas de una “estética relacional”. Para el presente trabajo, utilizaremos como objeto de análisis las expresiones relacionales que utilicen principios de la ciencia y tecnología. A este conjunto de objetos, acciones y fines estéticos nos obligaremos a nombrar temporalmente como AcT o el objeto complejo de arte con ciencia y tecnología en sociedad. Tekhne o techne es la experiencia de los oficios calificados o del arte, designada por los antiguos griegos como la acción eficaz y se opone a la noción de praxis propuesta por Aristóteles, que es una acción inmanente que lleva en sí misma su propio fin, y está relacionado de manera directa con la poiesis, en tanto actividad conducente a un resultado, la actividad que tiene como objeto un producto distinto de la actividad misma. Lo que percibimos ‘yaallí’ del ‘en Latinoamérica,’ es una tensión centrípeta de los conceptualismos artísticos del arte, visiones utópicas e idealistas que procuran una desviación activa y ‘fatal’ del curso de la historia. Como heteronomías, no parten del desorden formal, ni siquiera de conceptos mínimos que se pueden calificar como críticassociales, deconstructivas o subversivas, sino son principalmente visiones subjetivas de una realidad cotidiana y ordinaria que no todo el mundo ve, pero que al mismo tiempo está fuertemente familiarizada principalmente por los medios masivos. Estas obras de arte activas son expuestas en formas audiovisuales como el videoarte, la música concreta y el circuitbending. Estas acciones tecnológicas eficaces son hechos que se situarían fuera de la aceptabilidad y la inteligibilidad normales, instituidas por la hegemonía que configuran principalmente las pulsiones del arte más tradicional, y que están directamente en contacto con la lengua y su contexto; es decir, supone fenómenos de significación con las estructuras profundas de los semas, asociados a la realidad de la sociedad latinoamericana. El conjunto de estos tópicos que sirven para desarrollar argumentos son la tópica, ars inveniendi o arte de la invención, y la finalidad de esta parte de la retórica es establecer los contenidos del discurso. El discurso social, en cuanto todo lo que se publica y es conocido en un estado de sociedad, todo lo que se representa en los medios, es también todo lo que se cuenta, se dice y se comprende. Así pues, es en las operaciones de narrar en las que podemos descubrir un argumento las que son operaciones de puesta en discurso. La doxa, en los discursos sociales que utilizan las AcT, obliga a establecer un entramado de experimentación o novedad, en cuanto que son lecturas diferentes de lo previsible. Los señuelos de innovación pueden ostentar un potencial totalitario, lo que significa que reduce lo nuevo en experimentación tecnológica, a lo previsible de ser dicho en Latinoamérica como lugar en desarrollo. Lo que se enuncia en la vida social del AcT acusa estrategias por las que sus enunciados reconocen un posicionamiento acorde a políticas culturales, incentivos para proyectos de innovación y desarrollo, y operan según este reconocimiento para obtener beneficios de las políticas culturales estatales. Tal como lo presenta Marc Angenot en 2010, el discurso social como unidad global es la resultante de estrategias múltiples, aunque no aleatorias; presentando así cierta estrechez monosémica hacia la transformación social.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Palabras Clave
Referencias
Cómo citar
Suárez, B. (2014). Discursos sociales para reproducir la sociedad: Tópica del arte relacional en Latinoamérica. Hallazgos, 11(22). https://doi.org/10.15332/s1794-3841.2014.0022.04
Sección
Artículos de investigación