##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Antonio Míguez Santa Cruz http://orcid.org/0000-0001-7610-5616

Resumen

Todas las civilizaciones de la historia han creído o creen en fantasmas. Pero más allá del hecho semirreligioso o trascendental, la figura del retornado esconde multitud de lecturas sociales, históricas o antropológicas dignas de mención. El caso que deseamos poner de relieve es la enorme cantidad de espectros que en vida fueron parias, marginados o pertenecientes a alguna minoría de una sociedad dada. Un caso muy evidente ya estudiado es el de las mujeres en Japón, aunque también se puede aplicar en la cultura estadounidense a través de los espíritus de indios o negros.El cine, como plataforma artística y de entretenimiento más popular, ha ex- plotado, prácticamente desde sus inicios, el género del terror, por lo que nos parece interesante usar este medio para realizar un repaso por aquellos filmes donde aparecen espectros de nativos americanos o esclavos negros. Con ello, pretendemos demostrar que nos hallamos ante la contrarréplica narrativa o ficcional a dos traumas ahogados por el conjunto de la sociedad de EE. UU.: por una parte, el supremacismo, tan tristemente actual en los tiempos que corren, y por la otra, la sempiterna dicotomía entre progreso y ecologismo.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Artículos