Publicado
2018-08-01

Estado de salud general y perfil biopsicosocial de adultos mayores sanos o excepcionales de Santander, Colombia

General state of health and psychosocial profile of healthy or exceptional elderly of Santander, Colombia

DOI: https://doi.org/10.15332/s1794-9998.2018.0001.08
Margie Stefania Quintero Mantilla
Ara Mercedes Cerquera Córdoba

Resumen (es)

El presente trabajo tuvo como objetivo evaluar el estado de salud general y perfil biopsicosocial de un grupo adultos mayores sanos o excepcionales del departamento de Santander. La muestra estuvo compuesta por 50 adultos mayores autopercibidos como sanos, de un rango de edad de 75 años en adelante y pertenecientes a las diferentes provincias del departamento. Se emplearon como instrumentos el Mini-Mental State Examination, la Escala de Barthel, el Cuestionario de salud general de Goldberg y el Mini nutricional Assesment. En los resultados encontrados se evidenciaron medias altas en el nivel cognitivo, independencia en las actividades de la vida diaria (AVD), estado nutricional y buena autopercepción de salud mental, bienestar psicológico general, funcionamiento social y afrontamiento. Esto evidencia un perfil biopsicosocial alto, relacionado a factores diferenciales en este grupo de adultos con elevado nivel de longevidad, lo cual abre paso a la exploración de las dimensiones positivas en los adultos clasificados como viejos-viejos; y además brinda una evidencia de la posibilidad de envejecer exitosamente, con salud y calidad de vida.

Palabras clave (es): vejez, adulto mayor, envejecimiento saludable, salud, biopsicosocial

Resumen (en)

This study aimed to evaluate overall health and biopsychosocial profile of a healthy or exceptional elderly group in Santander, Colombia. The sample consisted of 50 self-perceived healthy older adults, with ages 75 and older, and coming from different provinces of Santander. Data were collected with the Mini-Mental State Examination, the Barthel Scale, Goldberg’s General Health Questionnaire and the Mini nutritional Assessment. Results showed high means in the cognitive dimension, independence in Activities of daily living (ADLs), nutritional status and good self rated mental health, general psychological well-being, social functioning and coping. This suggests a high biopsychosocial profile, related to differential factors in this group of adults with high level of longevity, which opens the way to exploring the positive dimensions in older adults, and it also provides evidence of the possibility of successful, healthy life in old age with a good quality of life.
Palabras clave (en): older age, elderly, healthy aging, health, biopsychosocial

Referencias

Acheburúa, E. (2007). ¿Cuándo el Duelo es patológico y cómo hay que tratarlo? Análisis y Modificación de Conducta, 33(147), 31-50.

Analía, C. (2009). El hombre ante la Muerte: Una Mirada Antropológica: Recuperado el 18 de junio de 2009, de http://www.socargcancer.org.ar/evt/arc/El%20hombre%20ante%20la%20muerte.pdf

Barrera, M, Mammone, N, Schneiderman, G, Tallett, S, Spencer, L, & Jovcevska, V. (2007). Patterns of Parental Bereavement Following the Loss of a Child and related Factors. Omega, 55(2). 145-167.

Boelen, P.A., Stroebe, M.S., Schut, H.A., & Zijerveld, A.M. (2006). Continuing bonds and grief: A prospective analysis., Death Stud, 30(8). 767-776.

Bowlby, J. (2001). Una Base Segura, Aplicaciones clínicas de una teoría de apego. Barcelona: Paidos.

Briggs, C, & Pehrsson, D, (2008). Use of bibliotherapy in the treatment of grief and loss: A guide to current counseling practices. Adult Span Journal, 7(1), 32-42.

Cabodevilla, I. (2007). Las pérdidas y sus duelos. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, 30 (Supl. 3), 163-176.

Caycedo, M. (2007). La Muerte en la Cultura Occidental: Antropología de la Muerte. Revista Colombiana de psiquiatría, 36(2), 332-339.

Chentsova, Y., & Zisook, S. (2005). Adaptation to bereavement. Death Studies, 29(10). 877-903. https://doi.org/10.1080/07481180500298826

Conde, E. & de Iturreta, L. (2003). Reacciones emocionales en el cine: El caso de la muerte. Comunicar, marzo 19(20),168-172.

Corredor, A. (2002) Estudio cualitativo del duelo traumático de familiares de víctimas de homicidio según la presencia o ausencia de castigo legal, Revista Colombiana de Psicología, 10(11), 35-55.

De Castro, A., & Angarita, C. (2002). Cara a cara con la muerte: Buscando el sentido. Psicología desde el Caribe, 9, 1-19.

Echeburúa, E, De Corral, P, & Amor, P. (2005). La Resistencia Humana Ante Los Traumas y el Duelo. Recuperado el 01 de 06 de 2009, de http://www.ehu.es/yvwcaroa/doc/sovpalXIVcurso/Capitulo18.pdf

Field, N. (2006). Continuing bonds in adaptation to bereavement: Introduction Death Studies, 30(8). 709-714. https://doi.org/10.1080/07 481180600848090

Fonnegra, I. (1999). De Cara a la Muerte. Santafé de Bogotá: Intermedio Editores.

González, M. (2008). El Análisis de Reactivos con el Modelo Rasch. Manual Técnico A. Serie: Medición y Metodología, Universidad de Sonora, México. Recuperado de: http://www.winsteps.com/a/recursos-offline.pdf

Hayslip, B, Booher, S, Scoles, M, & Guarnaccia, C. (2007). Assessing adults´ difficulty in coping with funerals. Omega, 55(2). 93-115.

Hensley, P., Slonimski, C., Uhlenhuth, E., & Clayton, P. (2009). Escitalopram: An open-label study of bereavement-related depression and grief. Journal of Affective Disorders, 113(1-2), 142-149. Doi: 10.1016/j.jad.2008.05.016

Instituto Nacional de Medicina Legal (2014). División de Referencia de Información Pericial DRIP [Documento en Línea]. Extraído el 17 de abril de 2014 desde: http://www.medicinalegal.gov.co/index.php?option=com_

wrapper&view=wrapper&Itemid=60

Krueger, G. (2005). Meaning Making in the Aftermath of Sudden Infant Death Syndrome. Nursing Inquiry, 13(3). 163-171. https://doi.org/10.1111/j.1440-1800.2006.00318.x

Kübler-Ross, E. (1975). Sobre la Muerte y los Moribundos. Barcelona: Grijalbo Mondadori, S.A.

Lacasta, M, & García, E, (2009). Guías médicas. Recuperado el 01 de 02 de 2009, de http://www.secpal.com/guiasm/index.php?acc=see_guia&id_guia=1

Maccallum, F. & Bryant, R.A. (2011). Autobiographical memory following cognitive behaviour therapy for complicated grief. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, 42(1), 26-31.

Martín, N., Díaz, C., Córdoba, G., & Picquart, M. (2011) Calibración de una Prueba Química por el modelo de Rasch. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 13(2), 132-148. URL: http://redie.uabc.x/vol13ncontenido-matindiazetal.html

Metzger, P. & Gray, M. J. (2008). End-of-life communication and adjustement pre-loss comunication as a predictor of bereavement-related outcomes. Death Studies, 32(4). 301-25. doi: 10.1080/07481180801928923.

Mystakidou, K., Parpa, E., Tsilikia, E., Pathiaki, M., Hatzipli, I., & Galanos, A. (2008). The experience of hopelessness in a population of Greek cancer patients receiving palliative care. International Journal of Social Psychiatry, 54, 262-271.

Neimeyer, R., Baldwin, S., & Gillies, J. (2006). Continuing bonds and reconstructing meaning: Mitigationg Complications in Bereavement. Death Studies, 30(8),715-738.

Newson, R., Boelen, P., Hek, K., Hofman, A., & Tiemeier, H. (2011). The prevalence and characteristics of complicated grief in older adults. Journal of Affective Disorders, 132(1-2), 231-238. Doi: 10.1016/j.jad.2011.02.021.

O´Connor, N. (2007). Déjalos Ir con Amor. México: Trillas.

Parada, L. M. (2007). Duelo por muerte súbita desde el enfoque apreciativo: Una opción de vida desde la pérdida. Diversitas. Perspectivas en Psicología, 3(1), 55-65.

Pedro, M. (2013). El Análisis Factorial en la construcción de interpretación de tests, escalas y cuestionarios. Universidad Pontificia Comillas, Madrid. Facultad de Ciencias Humanas y Sociales. Documento disponible en: http://www.upcomillas.es/personal/peter/investigacion/AnalisisFactorial.pdf

Prigerson, H., Vanderwerker, L., & Maciejewski, P., (2007). Prolonged Grief Disorder: a case for inclusión in DSM-V. En: Stroebe M, Hansson R, Schut H, Stroebe W, eds. Handbook of Bereavement Research and Practice: 21st Century Perspectives. Washington DC: American Psychological Association Press.

Rodríguez, M., Hortega de Frutos, E., & Benítez, M. (2001). Modalidad terapéutica en el duelo. Revista Psiquiatría.com. Recuperado el 10 de 11 de 2009, de http://www.psiquiatria.com/psiquiatria/revista/20/1925/?++interactivo

Rodríguez, A. C., Ruiz, R. Y., & Restrepo, M. (2004). Intervención familiar para el manejo psicológico en pacientes oncológicos con mal pronóstico en el hospital de la misericordia. Revista Colombiana de Psicología, 13, 90-101.

Rojas, P. (2005). El manejo del duelo. Bogotá: Grupo Editorial Norma.

Ruiz, S. & Cano, S. (2008). Manual de Psicoterapia Cognitiva Aplicaciones clínicas: Elementos Básicos. Recuperado el 20 de 05 de 2008, de http://www.psicologia-online.com/ESMUbeda/libros/Manual/manua10.htm

Simon, N., Shear, K., Tompson, E., Zalta, A., Perlman, C. ... & Silowash, R. (2007). The prevalence and correlates of psychiatric comorbidity in individuals. Comparative Psychiatry, 48(5), 395- 399.

Zuckoff, A., Shear, K., Frank, E., & Daley, D. (2006). Treating complicated grief and substance use disorders: A pilot study. Journal of Substance Abuse Treatment, 205-211

Dimensions

PlumX

Visitas

753

Descargas

Los datos de descarga aún no están disponibles.

Cómo citar

Quintero Mantilla, M. S., & Cerquera Córdoba, A. M. (2018). Estado de salud general y perfil biopsicosocial de adultos mayores sanos o excepcionales de Santander, Colombia. Diversitas, 14(1), 109-120. https://doi.org/10.15332/s1794-9998.2018.0001.08

Estado de salud general y perfil biopsicosocial de adultos mayores sanos o excepcionales de Santander, Colombia*

General state of health and psychosocial profile of healthy or exceptional elderly of Santander, Colombia

Margie Stefania Quintero Mantilla Ara Mercedes Cerquera Córdoba**

Recibido: 6 de julio de 2017|Revisado: 31 de agosto de 2017|Aceptado: 2 de octubre de 2017

Resumen

El presente trabajo tuvo como objetivo evaluar el estado de salud general y perfil biopsicosocial de un grupo adultos mayores sanos o excepcionales del departamento de Santander. La muestra estuvo compuesta por 50 adultos mayores autopercibidos como sanos, de un rango de edad de 75 años en adelante y pertenecientes a las diferentes provincias del departamento. Se emplearon como instrumentos el MiniMental State Examination, la Escala de Barthel, el Cuestionario de salud general de Goldberg y el Mini nutricional Assesment. En los resultados encontrados se evidenciaron medias altas en el nivel cognitivo, independencia en las actividades de la vida diaria (AVD), estado nutricional y buena autopercepción de salud mental, bienestar psicológico general, funcionamiento social y afrontamiento. Esto evidencia un perfil biopsicosocial alto, relacionado a factores diferenciales en este grupo de adultos con elevado nivel de longevidad, lo cual abre paso a la exploración de las dimensiones positivas en los adultos clasificados como viejos-viejos; y además brinda una evidencia de la posibilidad de envejecer exitosamente, con salud y calidad de vida.

Palabras clave: Vejez, adulto mayor, envejecimiento saludable, salud, biopsicosocial.

Abstract

This study aimed to evaluate overall health and biopsychosocial profile of a healthy or exceptional elderly group in Santander, Colombia. The sample consisted of 50 self-perceived healthy older adults, with ages 75 and older, and coming from different provinces of Santander. Data were collected with the Mini-Mental State Examination, the Barthel Scale, Goldberg’s General Health Questionnaire and the Mini nutritional Assessment. Results showed high means in the cognitive dimension, independence in Activities of daily living (ADLs), nutritional status and good self-rated mental health, general psychological well-being, social functioning and coping . This suggests a high biopsychosocial profile, related to differential factors in this group of adults with high level of longevity, which opens the way to exploring the positive dimensions in older adults, and it also provides evidence of the possibility of successful, healthy life in old age with a good quality of life.

Keywords: Older age, elderly, healthy aging, health, biopsychosocial.

Introducción

La vivencia del envejecimiento, con sus múltiples cambios bioquímicos, fisiológicos, morfológicos, sociales, psicológicos y funcionales (Castañedo, García, Noriega & Quintanilla, 2007), continua siendo una experiencia, que si bien subyace a todos los seres humanos de manera individual y diferencial (Guerrini, 2010), sigue distante  de la realidad y próxima a estereotipos, siendo aún poco posible en la sociedad el asociar la vejez con términos como salud, bienestar y productividad.

Es así como gran parte de las investigaciones acerca de la vejez están centradas en la comprensión y afrontamiento del proceso de enfermedad; contemplando a ésta como una etapa de irreversibilidad y limitando  el alcance,  en su mayoría,  a programas que favorecen la calidad de vida a adultos mayores con condiciones crónicas, de- pendencia física y/o neurocognitiva. Sin embargo, estas referencias teóricas se fundamentan en “la noción biomédica, donde salud es el estado de funcionamiento óptimo del cuerpo” (Araya, 2007, p.9) y en donde la prioridad es atender las condiciones patológicas y de discapacidad a nivel de salud pública, pero no se trabaja en la exploración de la porción de la población que envejece bien y “exitosamente”.

El paradigma del envejecimiento saludable surge como una alternativa investigativa e interventiva, la cual ha cobrado gran importancia en la última década y ha comenzado a generar múltiples aportes en la comprensión de fortalezas y factores protectores en la vejez, dimensionando que en esta se puede incentivar el desarrollo de potencialidades y recursos que no estaban presentes en etapas anteriores (Lombardo, 2013).

En concordancia, la nueva concepción del Envejecimiento Activo que emerge en las últimas décadas por la Organización Mundial de la Salud (2002), se centra fundamentalmente en la calidad de vida, bienestar físico, psíquico, afectivo, inter- personal y social. Siendo así, un proceso multidimensional relacionado a una baja probabilidad de enfermedad, ausencia de discapacidad, alto funcionamiento físico, mental y alta participación social (López, 2013).

De esta manera, la salud de un adulto mayor no debería medirse en presencia/ ausencia de enfermedad sino en términos de “funcionalidad”, siendo ésta, según la OMS (1982) uno de los principales factores determinantes del estado de salud entre los envejecidos, midiendo su estado de salud no en términos de déficit sino en “mantención de la capacidad funcional”, que corresponde a la capacidad de una persona para llevar a cabo las actividades necesarias para lograr el bienestar a través de la interrelación de sus campos biológico, psicológico y social (Sanhueza, Castro & Merino, 2012).

En respuesta a esto, el presente estudio se llevó a cabo con el objetivo de evaluar el estado  de salud general y perfil biopsicosocial de una muestra de adultos mayores sanos o excepciona- les del departamento de Santander. Con lo cual, se pretende generar un reporte de los niveles de funcionalidad, estado cognitivo, bienestar psicológico general, funcionamiento social y nutrición de la muestra, de forma que se contextualicen es- tas variables, aportando una visión salutogénica y centrada en la potencialidad de la adultez mayor en el municipio.

Método

Diseño

Estudio de enfoque cuantitativo, observacional transversal y de alcance descriptivo.

Participantes

Se seleccionó una muestra por conveniencia e intencional de 50 adultos mayores, pertenecientes a las 6 provincias del departamento de Santander, abarcando así 13 municipios.

Los criterios de inclusión que se tuvieron en cuenta fueron: (a) ausencia de limitaciones incapacitantes de tipo sensorial o psicológico; (b) rango de edad de 75 años en adelante, cohorte considerada como viejos-viejos, adaptación realizada en relación a la esperanza de vida del departamento proyectada para el año 2015-2016 (Departamento Administrativo Nacional de Estadística, 2005); (c) autopercibirse saludable y/o ser funcionalmente activo para realizar actividades básicas de la vida diaria; (d) consentimiento de participación y firma de autorización para la aplicación del protocolo del estudio.

Instrumentos

Ficha de datos sociodemográficos y variables personales

Mini-Mental State Examination (MMSE) de Folstein y Cols (1975), adaptación colombiana de Rosselli et al. (2000): Prueba que mide el rendimiento cognoscitivo, evaluando orientación en el espacio, tiempo y lugar; memoria de fijación reciente, atención, cálculo y leguaje. Posee una consistencia interna de un alfa de Cronbach que oscila entre 0.82-0.84.

Escala de Barthel (Modificación de Granger, Albrecht & Hamilton et al., 1979) Es un cuestionario heteroadministrado compuesto con 15 ítems tipo Likert subdividido en 2 índices, el índice de auto- cuidado con una puntuación máxima de 53 puntos, y el índice de movilidad, con un máximo de 47 puntos. A mayor puntuación mayor independencia. En cuanto a la evaluación de la consistencia interna, se ha observado un alfa de Cronbach de 0,86-0,92. (Cid-Ruzafa & Moreno, 1997).

Cuestionario de salud general de Goldberg GHQ- 12, adaptación al español y validación de Villa, Zuluaga y Restrepo, (2013): Es un cuestionario para evaluar salud auto percibida, es decir, la evaluación que hace el individuo de su estado  de bienestar general, especialmente en lo que  se refiere bienestar psicológico y funcionamiento social-afrontamiento (Flores et al, 2013). En el análisis de consistencia interna utilizando el coeficiente Alpha de Cronbach, presenta una consistencia interna y validez de 0.84 (Villa, Zuluaga, Restrepo, 2013).

Mini nutricional Assesment (MNA) de Guigoz, et al., (1997) adaptación de Barrera, Castillo, Martin, Torrado, Cifuentes y  Rodríguez  (2008): Es un instrumento útil, rápido, fácil y fiable (sensibilidad del 96% y especificidad del 98%) que permite evaluar el estado nutricional y de salud del adulto mayor. La MNA asigna el sujeto a una categoría nutricional según el puntaje recibido en sus 4 componentes: Mediciones antropométricas, evaluación global del estilo de vida, (incluida la medicación y la autonomía), hábitos dietéticos y alimentarios, y autopercepción de la salud y el estado nutricional (Cuyac & Santana, 2007).

Procedimiento

Para llevar a cabo la recolección de información y posterior análisis de resultados, la investigación se dividió en las siguientes fases:

a. Fase previa: Proceso inicial de exploración y rastreo de la información. En esta fase se contactaron en su mayoría, vía e-mail o telefónicamente a coordinadores, directores y/o re- presentantes de centros día y asociaciones del adulto en los diversos municipios, identificando que en este tipo de programas se encuentran mayor porcentaje de adultos autovalentes y con los criterios establecidos. Así mismo, en adultos mayores no pertenecientes a ninguna institución el primer contacto se realizó vía telefónica, realizando cuestiones referentes a la participación en el estudio y el estado de salud física, cognitiva y psicológica percibido. Posteriormente, se realizó la delimitación de la muestra.

b. Fase de aplicación: Inicialmente se brindó a los adultos mayores una explicación de los objetivos del estudio, instrumentos, beneficios  y condiciones de participación,  diligencian- do el respectivo consentimiento  informado del protocolo de la investigación, diseñado y empleado de acuerdo a la Ley 1090 de 2006 del Congreso de la República de Colombia. A continuación, se llevó a cabo la aplicación de la ficha de datos sociodemográficos y el protocolo de pruebas.

c. Fase de análisis: Para la ejecución de esta fase se empleó el software de análisis estadístico IBM SPSS Statistics 22.0 y la aplicación Microsoft Excel(v.15.0) de Microsoft Office 2013, realizan- do los procesos de tabulación, sistematización y análisis mediante gráficas y figuras, dando a conocer los resultados y conclusiones obtenidas a nivel departamental y nacional.

Consideraciones éticas

Se hace fundamental destacar que se aplicaron los principios de confidencialidad, condiciones éticas y demás disposiciones suscrita en la Ley 1090 del 2006 la cual reglamenta el ejercicio de la profesión de Psicología y la Resolución 8430 de 1993 del Ministerio de Salud de Colombia en la cual se establecen las normas científicas, técnicas y administrativas para la investigación en salud. Así mismo, esta investigación se enmarca en un macroproyecto de caracterización de los estilos de vida y perfiles psicosociales de una muestra de adultos mayores sanos o excepcionales del departamento de Santander, en la promoción y prevención del envejecimiento patológico, del año 2016, avalado por el Comité de Trabajos de grado de la Universidad Pontificia Bolivariana, Seccional Bucaramanga.

Resultados

Inicialmente, en relación a la distribución por provincia de la muestra de adultos mayores sanos que hicieron parte del estudio, se encontró una mayor representación de adultos de las provincias de Soto (32%), seguido por Comuneros (20%) y menor en adultos de las provincias de Vélez (10%) y García Rovira (8%).

Así mismo, en la Tabla 1, se reporta que la edad media en los adultos mayores de  la  muestra fue de 82,34 años (DE=6,5) lo que correspondió efectivamente a una muestra clasificada en la categoría viejos-viejos y con un mayor porcentaje de adultos en un rango de edad entre los 75 a 84 años. En cuanto al género, más de   la mitad de la muestra fueron hombres, en su mayoría casados, de estratos entre 2 y 3. Así mismo, en cuanto al nivel de escolaridad un 40% de los adultos realizaron su primaria pero no la culminaron y un 24% no tuvieron ningún estudio. Sin embargo, un 12% manifestó tener estudios universitarios.

De acuerdo a la situación laboral, un porcentaje alto afirmó estar inactivo (64%). Entre las ocupaciones más ejercidas en la mayor parte de la vida de los adultos y de acuerdo a la Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones adaptada a Colombia CIUO-88 A.C (DANE, 2005) se encontró que un 32% de la muestra se desempeñaron como “Trabajadores no calificados” y un 24%  ejerció  en ocupaciones agrupadas en la categoría “Agricultores, trabajadores y obreros, agropecuarios, forestales y pesqueros”, destacando que un 12% fueron “Profesionales universitarios, científicos e intelectuales”.

Por otra parte, en relación a la función familiar, un 58% de la muestra vive con otras personas con las cuales no tiene ningún lazo de consanguinidad o está en condición de institucionalización, encontrándose en variables personales adicionales, que un 60% de los adultos sanos duermen entre 7-8 horas; afirmando además un 66% haber consumido, ya sea ocasionalmente o de forma constante, alcohol y/o tabaco.

Seguidamente, se presentan los resultados del análisis de la batería de pruebas:

En la Tabla 2 se evidencian las puntuaciones pro- medio con sus respectivas desviaciones estándar de las pruebas de estado cognitivo, funcionalidad física, salud mental y estado nutricional.

En general, la muestra de adultos mayores puntuó cognitivamente apta con una media alta en la escala del MMSE de 26,68 (Z = 3,401). Por otro lado, en cuanto al Índice de Barthel se encontraron eleva- dos niveles de independencia en las actividades de la vida diaria, evidenciado en una media de 98,32 (Z = 7,988), denotándose además, buen comportamiento muestral en la prueba de autopercepción de salud mental en lo concerniente a bienestar psicológico, funcionamiento social y afrontamiento con una media de 6,86 (Z = 6,85), teniendo en cuenta que la clasificación para la autor es de 0-9 Salud mental alta. Así mismo, en relación al MNA la muestra puntuó con un estado nutricional satisfactorio evidenciado en una media de 23,83 (Z = 4,0).

De esta forma, en la Figura 1 se encuentra el des- empeño de los adultos mayores en frecuencia y porcentaje en el MMSE, encontrándose, que un 94% de los participantes, poseen adecuada capacidad cognoscitiva.

En cuanto a la funcionalidad en las AVD, se muestran en la Figura 2, los porcentajes del índice de Barthel en las tres categorías de calificación. Se evidencia que un 62% de los adultos reportan ser independientes en sus actividades de la vida diaria tanto en su movilidad como su autocuidado, no presentándose dependencia severa, ni total en la muestra estudiada.

Por otro lado, en relación al Cuestionario de salud general de Goldberg, en la Figura 3, se evidencia la distribución en salud mental de la muestra en tres categorías. El 88% de la muestra se encuentra en las categorías de salud mental normal y alta, encontrándose que solo un 12% presentó puntuaciones valoradas como bienestar psicológico bajo.

Finalmente, en cuanto al MNA (Figura 4), se encontró que un 66% de los adultos mayores de la muestra tienen un estado nutricional satisfactorio, presentando sólo un 6% mal estado nutricional.

Discusión y conclusiones

El presente estudio tuvo como objetivo evaluar  el estado de salud general y perfil biopsicosocial de una muestra de adultos mayores sanos o excepcionales del departamento de Santander. En primer lugar, en relación a las características sociodemográficas de la muestra, se observó una representación diferencial de adultos mayores autopercibidos como saludables en las provincias estudiadas. Esto obedeció al difícil acceso a la muestra, dificultad en permisos institucionales y elevados índices de dependencia y afectación crónica en los gerontes en algunos departamentos. Dicha situación representa más que una dificultad, un reto para los profesionales de la salud e investigadores del área de la gerontología, pues según La Fundación Saldarriaga Concha (2016), en Colombia el proceso de envejecimiento no será geográficamente homogéneo, lo que demanda más especificidad y conocimiento de las poblaciones, asegurando políticas y programas de intervención más eficaces frente a las problemáticas propias de cada región y/o departamento.

Así mismo, en relación a la edad media de los gerontes, se resalta que la muestra correspondió tal como se propuso inicialmente, a una muestra clasificada en la categoría viejos-viejos, teniendo en cuenta la adaptación que se realizó de la teoría de Singer et al., (2003) y Riley (1988), y de acuerdo a las proyecciones de esperanza de vida en Santander (75,23 años de edad) (DANE, 2005); en dichos reportes se asume en la categoría de viejos-viejos a los adultos de 75 años en adelante. De esta manera, se evidenció un mayor porcentaje de adultos en un rango de edad entre los 75 a 84 años, siendo en su mayoría hombres, casados, algunos aún activos laboralmente y teniendo más de la mitad de la muestra bajos niveles de formación educativa, situación acorde a las costumbres de la época y ocupaciones más ejercidas entre las que se destacan trabajadores no calificados, ya sea de servicios, personal doméstico, y/o obreros de la minería, la construcción, la industria manufacturera y el transporte; y agricultores, trabajadores y obreros, agropecuarios, forestales y pesqueros. Además, es importante resaltar el grupo más reducido pero importante de adultos mayores con formación universitaria que se encontró en la muestra, abarcando especialmente profesionales de la educación, organización, administración de empresas, filósofos, teólogos y religiosos de distintas doctrinas.

En concordancia a lo anterior, se encontró un per- fil biopsicosocial alto, relacionado a factores diferenciales en este grupo de adultos con elevado nivel de longevidad, evidenciado en puntuaciones altas en las cuatro escalas aplicadas y traducido en un buen estado cognitivo, funcionalidad física, salud mental, en lo concerniente a bienestar psicológico, funcionamiento social y afrontamiento; y estado nutricional de los adultos mayores viejos- viejos, situación contraria a lo que se afirma en la literatura del denominado paciente geriátrico, el cual es aquel mayor de 75 años con varias enfermedades que tienden a la cronicidad e incapacidad, con deterioro mental y/o problemática social añadida (Benítez del Rosario & Asensio, 2004).

Es importante aclarar que la prueba del MMS se calificó de acuerdo al nivel de escolaridad de cada uno de los sujetos, supliendo aquellas deficiencias reportadas en la literatura del instrumento  y ajustando  el desempeño a los puntos de corte establecidos en Rosselli et al. (2000), para los cuales se considera: para 0 a 5 años de educación puntuación >21 adecuada capacidad cognoscitiva, 6 a 12 años de educación puntuación de >24 adecuada capacidad cognoscitiva y más de 12 años de educación puntuación >26 adecuada capacidad cognoscitiva.

Igualmente, en relación al GHQ-12, al afirmar que la mayor parte de la muestra estuvo en el rango de categorías de salud mental normal y alta, se interpreta que según los factores que se enuncian en García (1999), existe un adecuada evaluación de salud general “que tiene que ver con los afectos positivos, sentimientos de bienestar general y su expresión psicofisiológica” (p. 94); y además, un factor de funcionamiento social adecuado, “que marca la competencia del individuo en cuanto a su capacidad de enfrentamiento adecuado a las dificultades, su capacidad de tomar decisiones oportunas y de autovalorarse positivamente”(p.94). Es posible establecer finalmente, en cuanto al MNA, que, a pesar de haber puntuado un porcentaje alto de adultos mayores con un estado nutricional satisfactorio, se presentó un porcentaje de gerontes en riesgo de mal nutrición y mal estado nutricional, resultado que se atribuyó y relacionó a variables diferenciales de cada uno de los sujetos, condiciones ambientales y socioeconómicas tanto del adulto, si es autovalente, como de las instituciones en las que se encuentran internos, las cuales presentaron alta variabilidad en cada municipio estudiado. Esto está en concordancia con Arango y Ruiz (2007) que afirman que la población anciana está considerada como grupo de riesgo de sufrir malnutrición, evidenciándose que casi la mitad de los ancianos mayores de 80 años, pertenecientes a países de América Latina que vi- ven en residencias geriátricas. Esto puede ser el resultado de una mala calidad de vida, la progresión desfavorable de comorbilidades y un mayor consumo de medicamentos (Chavarro-Carvajal, Reyes-Ortiz, Samper-Ternent, Arciniegas & Cano, 2015).

Lo anterior proporciona un valioso aporte en la caracterización del envejecimiento exitoso-saludable, evidenciando la necesidad de generar estudios que describan este tipo de condiciones excepcionales desde su perfil biopsicosocial, para así, finalmente proponer programas y políticas públicas cada vez más completas y centradas en la optimización de los recursos y las potencialidades de los gerontes y su contexto.

Finalmente, se espera con los resultados obtenidos aportar a evidencias en Santander y sentar una base de apoyo al área investigativa clínica, de manera que se pueda seguir indagando sobre la temática y empezar a generar intervenciones orientadas a incentivar el desarrollo y crecimiento personal de los adultos mayores, facilitando en- tornos adecuados de contacto social, prevención del deterioro físico y psíquico (Ponce-de-León- Romero & Fernández-García, 2013) que beneficien su calidad de vida y a la sociedad en general, que debe empezar a tener un rol más activo y consciente frente a esta problemática que, contrario a lo que se cree, compete a todos los individuos.

Referencias

Araya, J. (2007). Salud y vejez saludable aproximación a los discursos referidos a la salud y la vejez saludable de las (propias) personas mayores (Tesis de Maestría). Universidad de Chile – FACSO, Santiago de Chile. Recuperado de: https://bibliotecadigital.uchile.cl/primoexplore/fulldisplay?docid=uchile_alma21150453890003936&context=L&vid=56UDC_INST&search_scope=uchile_scope&tab=uchile_tab&lang=es_CL

Arango, V. & Ruiz I. (2007). Diagnóstico de los Adul- tos Mayores en Colombia, Fundación Saldarriaga Concha. Recuperado de http://www.sdp.gov.co/portal/page/portal/PortalSDP/SeguimientoPoliticas/Politicas%20Poblacionales/Envejecimiento%20y%20Vejez/Documentacion/A31ACF931BA329B4E040080A6C0A5D1C   

Barrera, M., Castillo, M., Martin, J., Torrado, J., Cifuentes, A. & Rodríguez, M. (2008). Evalua- ción nutricional de adultos mayores hospitalizados en la Clínica Carlos Lleras Restrepo de Bogotá D.C. utilizando un instrumento adaptado del Mini Nutritional Assessment (MNA). Revista de la Asociación Colombiana de Ge-rontología y Geriátria, 22(3). 1163-1172.

Benítez del Rosario, M. & Asensio, A. (2004). Gerontología: nociones básicas. En Grupo de trabajo de Atención al Mayor de la semFYC, Atención a las personas mayores desde la atención primaria (pp.3-8). Barcelona, España: semFYC ediciones.

Chavarro-Carvajal, D., Reyes-Ortiz, C., Samper- Ternent, R., Arciniegas, A. & Cano, C. (2015). Nutritional Assessment and Factors Associa- ted to Malnutrition in Older Adults: A Cross- Sectional Study in Bogotá, Colombia. Journal of Aging and Health, 27(2), 304-319. doi: 10.1177/0898264314549661

Cid-Ruzafa, J & Moreno, J. (1997). Valoración de la discapacidad física: El Índice de Barthel. Re- vista Española de Salud Pública, 71(2), 177-137.

Cuyac, M. & Santana, S. (2007). La Mini Encuesta Nutricional del Anciano en la práctica de un Servicio hospitalario de Geriatría: Introducción, validación y características operacionales. ALAN, 57(3), 255-265.

Departamento Nacional de Estadística (DANE). (2005). Demografía y población, proyecciones poblacionales. Recuperado de http://www.DANE.gov.co/index.php/poblacion-y-demografia/proyecciones-de-poblacion  

Departamento Administrativo Nacional de Esta- dística (DANE). (2005). Clasificación Interna- cional Uniforme de Ocupaciones adaptada para Colombia CIUO-88 A.C. Recuperado de http://www.dane.gov.co/files/sen/nomenclatura/ciuo/CIUO_88A_

Flores, M., Colunga, C., González, M., Vega, M., Cervantes, G., Valle, M. & Cruz, M. (2013) Sa- lud mental y calidad de vida en adultos mayores. Uaricha Revista de Psicología, 10(21), 1-13. Folstein, M., Folstein, S., McHugh, P.,  & Fanjiang,

G. (1975). Mini-mental State” a practical method for grading the cognitive state of pa- tients for the clinician. Journal of Psychiatric Researches, 12, 189-198.

Fundación Saldarriaga Concha. (2016). Cifras, rea- lidades y retos en un país que envejece acele- radamente y necesita prepararse (Manuscrito no publicado). Misión Colombia Envejece, Bo- gotá, Colombia. Recuperado de http://www.misioncolombiaenvejece.com/prensa.php

García, C. (1999). Manual para la utilización del cuestionario de salud general de Goldberg. Adaptación cubana. Revista Cubana de Medi- cina General Integral, 15(1), 88-9.¿

Granger C., Albrecht G., & Hamilton B. (1979). Outcome of comprehensive medical rehabi- litation: measurement by Pulses Profile and the Barthel Index. Archives of Physical Medi- cine and Rehabilitation, 60, 145-154.

Granger C., Dewis L.,  Peters  N.,  Sherwood  C. & Barrett J. (1979). Stroke rehabilitation: analysis of repeated Barthel Index measures. Archives of Physical Medicine and Rehabilita- tion 60, 14-17.

Guerrini, M. (2010). La vejez. Su abordaje desde el Trabajo Social. Margen7, 57. Recuperado de http://www.margen.org/suscri/margen57/guerrini57.pdf

Artículos más leídos del mismo autor/a