##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Sofía Ujueta Pedrozo

Resumen

Recuerdo la primera vez que escuché del Covid-19, estaba en la universidad, era un 19 de noviembre y estábamos compartiendo un rollo de canela con mis amigas en la cafetería de la universidad y también recuerdo que dijimos “tan raro, eso ahorita lo controlan”. En febrero del 2020 mi mamá y yo tuvimos que viajar a su tierra natal Valledupar para el funeral de su abuela, pasamos las últimas dos semanas de ese mes en familia, hablando de cómo sería diciembre sin ella, de cuánto la íbamos a extrañar y sobre todo lo desprotegidos que quedamos los viajeros de la familia, porque aunque todos tenemos diversas creencias religiosas cada vez que uno de nosotros iba a despedirse de ella su frase “Que mi Dios y la virgen María me la guarden y la guíe de regreso a casa”. La habitación se llenó de silencio y abracé a mi abuela con un brazo y a mi mamá con el otro, mi tío nos abrazó a las tres.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Palabras Clave
Referencias
Sección
InterNos